Migraciones en Masai Mara

Publicado: noviembre 24, 2011 en Uncategorized

La migración es uno de los acontecimientos más impresionantes de la naturaleza, miles de cebras, gacelas y ñus cruzan cada año el Rio Mara buscando hierba fresca desde o hacia el parque nacional de Serengueti.

Nosotros volvimos a Masai Mara en el mes de Agosto, cuando la migración de animales esta en pleno apogeo. Los animales cruzan el rio con una frecuencia bastante impredecible por lo que no se asegura que el turista lo pueda ver en el momento en que visite el rio Mara, nosotros tuvimos suerte y un grupo de cebras cruzó en ese momento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el rio hay una gran cantidad de cocodrilos e hipopótamos lo que lo convierte en un lugar muy peligroso para todo el que se acerque alli, además los leones o guepardos pueden merodear por las inmediaciones. Cuando llegamos al rio tuvimos que hacer cola para poder aparcar la furgoneta en un lugar donde pudieramos ver los animales y después de la gran cantidad de turistas que habí, encontramos un lugar donde ver todo el espectáculo mientras almorzábamos, como si estuvieramos en el cine. En el video se puede ver como los cocodrilos y un hipopotamo merodean alrededor de las cebras.

Y este es un video de como nuestra furgoneta se quedó atrapada en el parque. Todos los turistas que pasaban pararon para ayudarnos y después de dos intentos la furgoneta salió del agujero cuando otro todoterreno nos remolcó con un cable de acero.

Anuncios

Gorilas en Rwanda

Publicado: noviembre 3, 2011 en Uncategorized

Durante nuestros últimos días en Nairobi aprovechamos para hacer una escapada  al “país de las mil colinas” Rwanda para ver los famosos gorilas de montaña.

Es largo el proceso para el viaje y pasos como solicitar con antelación el visado y los permisos para subir a la montaña o reservar el hotel (todo esto en caso de que sea temporada alta será mas complicado y costoso) son imprescindibles.

Rwanda es un país limpio, seguro y ordenado, un remanso de paz comparado con el caos de Kenia. El transporte público es fiable, puntual y de calidad. Las carreteras ayudan bastante a esto, están bien cuidadas e incluso ¡tienen las líneas pintadas!

En cuanto a los hoteles es difícil hacer una reserva desde fuera del país y hay pocos hoteles con precios económicos. Tras varios días de búsqueda encontramos uno en el centro de la capital, Auberge du Carvene en Boulevard de Nyabugoro, económico y fiable.

En Rwanda el idioma oficial es el kinyarwandes una lengua bantú pero el francés es el segundo idioma oficial y allí podrás poner en practica tus conocimientos de francés del instituto. También se habla swahili por lo que nosotros pudimos hacernos entender con una mezcla de francés y swahili.

Tras visitar en Kigali el memorial al genocidio y ver como el país belga contribuyó en gran medida a que se desencadenará esa tragedia tomamos un autobús hacia el norte del país, Musanze, para entrar al dia siguiente al “Parc National des Volcans” en la frontera con R. D. del Congo y Uganda. Nosotros nos alojamos en Kinigi, un pueblo cerca de Ruhengueri, en un hotel  situado muy cerca de la entrada al parque nacional, “Kinigi Guest House”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cita con los gorilas comienza a las 7 de la mañana donde te reciben con tambores y bailes tribales perfecto para calentar el ambiente. Cada día pueden acceder al parque 64 personas que son divididas en grupos de 8 y cada uno de estos visitará a una familia de gorilas diferente. Nosotros fuimos a ver a la familia Sabinho que habita en “Sabinho Mountain” una familia pequeña pero muy variada.

En hora y media de subida ya estábamos muy cerca del grupo, al parecer los guías del parque son informados de donde se encuentra el grupo en ese momento por otros guías que suben a la montaña al amanecer,  así que las probabilidades de no encontrarlos son muy bajas.

De pronto, escondidos entre la maleza allí estaban, un gorila macho nos miraba fijamente porque estábamos invadiendo su terreno y una madre con su hijo se escondían bajo nuestra atenta mirada. A la par que nos íbamos acercando ellos se alejaban poco a poco y estuvimos persiguiéndoles durante una hora que es lo que te autoriza el permiso a estar allí. Todo un acoso que se repite todos los días del año, estos gorilas no descansan ni un día.

El espectáculo es impresionante, bebes columpiándose en las ramas, padres jugando con los bebes, algunos estaban bastante enfurecidos y en dos ocasiones un gorila macho cargó contra nosotros sin mayores repercusiones.

Los gorilas campaban a sus anchas sin a penas notar nuestra presencia y en alguna ocasión pasaban tan cerca nuestro que tenias que apartarte para que siguieran su camino. La hora pasó rápidamente y pronto estábamos atravesando de nuevo la jungla de camino a la entrada al parque. Al finalizar te dan un diploma de la visita para que presida el salón de tu casa.

Al día siguiente nos encaminamos hacia el Lago Kivu, cerca de Goma en la frontera con el Congo, pero cual fue nuestra sorpresa cuando nos iba a resultar más complicado de lo normal llegar. El gobierno ha instaurado un día al mes (normalmente el último sábado del mes) en el que toda la población realiza trabajos comunitarios como limpiar las carreteras, cortar la hierba, etc, por lo que no hay transporte publico hasta bien entrada la mañana. Una buena costumbre para involucrar a la población y hacerla consciente del orden y limpieza. Tras varias negociaciones conseguimos que un taxista nos llevara hasta el lago.

El lago Kivu es famoso al parecer porque fue allí donde se arrojaron la mayor parte de los cadáveres durante el genocidio. Un lago de 2300 kilómetros que destaca porque tiene cierta actividad volcánica y alberga gas metano.

Nosotros aprovechamos para dar un paseo por el lago y subir hasta el puerto desde donde el panorama es impresionante, aunque hemos perdido esas fotos. Por la noche se puede ver desde el lago el Volcán Nyiragongo, en Goma, R.D. Congo que se encuentra en erupción y el color rojizo de la lava deja un espectáculo increíble en el horizonte.

Grandes de la historia de Kenia

Publicado: septiembre 26, 2011 en Uncategorized

Ayer la noticia del atleta keniano que superó el record mundial del corredor etíope Halie Gebrselassie fue portada de muchos periódicos. Patrick Makau, de 26 años, ganó el maratón de Berlín batiendo el record del corredor etíope por unas décimas de segundo. La lista se va llenando de nombres kenianos y no deja de aumentar.

Y otras noticias mas tristes llegan como la muerte de la propulsora del “Green Belt Movement” y ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2004, la keniana Wandari Maathai. Defensora de los derechos del medio ambiente y de la mujer así como política murió ayer en Nairobi Hospital tras una larga batalla contra el cáncer.

Wandari (Nyeri 1940) luchó contra el régimen de Daniel Arap Moi que intentó construir un edificio en el famoso Uhuru Park con el que destruiría este pulmón de la ciudad. Sus labores conservacionistas fueron recompensadas en 2004 cuando ganó el Premio Nobel de la Paz. También destacó por ser la primera mujer que obtenía un doctorado en Africa central y del este. Hasta ahora era Ministra de Medio Ambiente en el gobierno presidido por M. Kibaki.

Wandari comenzó el “Green Belt Movement” en 1977 trabajando con mujeres para mejorar sus medios de subsistencia como el acceso a leña para cocinar y al agua. Su labor se centró también en la reforestación de miles de árboles por todo el país para evitar la erosión del suelo.

Wandari recibió numerosos premios y galardones durante su vida. Entre ellos los últimos que recibió “Earth Hall of Fame” en Kyoto, Japón por la conservación del medio ambiente.

Uno de sus obras mas famosas es “The Challenge for Africa” un libro en el que insta a sus compatriotas a luchar por su tierra y no dejar que el resto lo domine a su parecer, criticando diferentes aspectos de la historia como Africa y la colonización y el aprovechamiento de los recursos naturales del continente.

Otras de sus obras son:

Vuelta al cole

Publicado: septiembre 21, 2011 en Uncategorized

Pocos días antes de volver a España decidimos ir de nuevo a “Hamomi Children Center” para hacerles llegar las donaciones que muchos de vosotros nos habéis traído durante todos estos meses.

El salón de casa estaba lleno de bolsas de plástico que se iban acumulando a montones, camisetas, ropa, medicinas, material escolar, zapatillas…

El sábado por la mañana nos llamaba Raphael, el director del colegio, para asegurarse de que íbamos a ir. Tras haber acordado las semana anterior la visita, aún con el sueño encima les dijimos que en media hora estábamos allí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Repartir las camisetas no fue difícil, los niños puestos en fila, venían a recoger la suya con gran ilusión. Nos hicimos miles de fotos con ellos, a estos niños les encanta posar!!!

Fue una alegría poder verlos a todos de nuevo, espero que el día que volvamos el colegio sea una realidad y los niños tengas unas aulas apropiadas y no se limiten a pagar un alquiler por unas cuantas habitaciones con tejado de chapa esparcidas por la zona.