Nairobi-Mombasa

Publicado: noviembre 3, 2010 en Uncategorized

Existe un tren que recorre la ruta Nairobi-Mombasa durante la noche y llega a su destino por la mañana, recorre alrededor de 600 kilometros en 15 horas, parece bastante ineficaz a parte de ser un poco caro pero se supone que sacarán partido con los turistas que hagan la ruta ya que se ven pocos locales. Se llama Lunatic Express y viene a ser algo así como el Transiberiano ruso, construido bajo la órden de los ingleses en la época colonial.Viajas como en los años treinta en unos compartimentos antiguos pero eficientes con camas/sillones bastante cómodos, te dan la cena y el desayuno además de la ropa de cama, en nuestro caso nos salió un poco mas caro por que tuvimos que pagar un compartimento de cuatro cuando erámos tres, y no querian meter a otra persona dentro si no era familiar nuestro, a parte no querian mezclar mujeres y hombres, si no era justificadamente, entonces tuvimos que comprar el cuarto asiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A las 7 de la tarde salía el tren, fue bastante puntual algo muy inusual aquí. A las 7.15 tocaron la campana para avisar de que la cena estaba lista. Un restaurante de época, parecia una escena de una película en blanco y negro de los cuarenta. Los camareros apenas podían servir la comida con tanto movimiento, era gracioso pero dejó de serlo cuando ví al camamrero casi encima mia con una bandeja llena de caldo hirviendo. En la foto salimos con un alemán que conocimos en el tren. Después de cenar continuamos la velada tomando algo en el bar del tren. Al poco rato nos dimos cuenta de que había policía por allí, un local se habia montado en el techo del tren y estaba rondando por los compartimentos, alguien dice que lo vió colarse dentro. El tren paró tres veces y los policías lo buscaban desde fuera con linternas en plena noche pero no encontraron nada, todo un espectaculo mientras nosotros lo veíamos desde el bar, como el que ve una pelicula. Al entrar al tren te avisan de que al salir de tu estancia te lleves pasaporte, dinero, etc por lo que pueda pasar, que miedito!!!!

La imagen desde la ventana del tren era impresionante, una noche cerrada llena de estrellas viendo el recorrido del tren en las curvas y observando a los locales que andaban cerca del tren sin ningua luz con que iluminar el camino. Sobre las once y media nos fuimos a dormir.

Hacia las tres de la mañana abrí los ojos y ví que el tren estaba parado pero sin mas seguí durmiendo. Media hora mas tarde escuche las voces del revisor hablando con alguien, después de un rato salí a ver que ocurria y me dijo que había otro tren delante nuestra que bloqueaba el camino y no podíamos continuar, tardarían cinco horas en quitarlo, y yo pensé…¡menos mal que no hemos chocado contra él!.

A las ocho de la mañana tocaron la campana para el desayuno. Nos dijeron que tardarían otras cinco horas en quitarlo, esa es la eficacia africana, todo funciona así. Fuera veíamos a grupos de extranjeros alquilando matatus para llegar pronto a la playa. Nosotros, con la intención de coger el proximo autobus que pasara, fuimos a la carretera principal y el revisor nos ayudó a conseguir un coche que nos llevaría hasta Mombasa, por el precio de 800 shillings por persona, alrededor de 7 euros.

En dos horas llegamos a Mombasa en total hay que coger hasta cinco medios de transporte diferentes hasta llegar a la playa, tren-coche-ferry-matatu-piki-piki. El ferry hace el recorrido que haría un puente que no existe, miles de personas lo cruzan cada día. Después cogimos un matatu hasta Ukunda y allí un piki piki (moto) hasta el hotel.

Esa noche fuimos a un bar donde ponían futbol (Real Madrid). Allí se nos acercó un local un poco pirado, acabamos en un bar jugando al billar con dos masais, un cocinero y una chica que parecía haber bebido changaa(bebida casera altamente peligrosa) desde que nació. Después fuimos a Masai Club, un bar que es como la verbena del pueblo donde conocimos a Zulfa, una bailarina que al día siguiente nos llevaría a ver una de sus actuaciones.

Nuestro primer dia de playa fue genial. No llovió ningún día y pudimos disfrutar del sol y las playas del Oceano Indico, recorrimos la playa de Tiwi y Diani. Al llegar a la playa no debíamos olvidar que estamos en Africa, o sea, tenemos los placeres de una playa de lujo en un continente extremadamente pobre, entonces lo que puedes encontrar por allí pricipalmente es gente vendiendo cosas y agobiando al maximo y ladrones, o sea beach boys, o chicos que se aprovechan de cualquier cosa para sacar provecho de los blancos, es realmente agobiante y te llegan a sacar de quicio, pero tambien puedes aprovechar la ocasión para hacerles bromas y reirte un poco.

Ese día por la tarde quedamos con Zulma, la bailarina del día anterior que nos levó con su hermano a un bar en la playa para locales. Kim4love, un bar donde hay actuaciones y la gente va los domingo como a la verbena del pueblo.

El lunes fuimos a otra playa mucho mejor, Tiwi, aunque mas lejos y debes ir en coche merece la pena. En la playa del dia enterior nos tuvimos que meter en la zona privada de un resort donde había seguridad para evitar a los beach boys, la verdad que ser blanco en este país tiene cosas buenas y cosas malas, estas son algunas de las buenas, te tratan muy bien allá donde vayas, es como ser un cliente VIP.

La playa de Tiwi es realmente paradisiaca y estabamos solos rodeados de aguas cristalinas. Unos locales nos prepararon la comida por un módico precio, por 1000 shillings nos prepararon pescado a la brasa con arroz, allí mismo, sobre una mesa de hojas de palmera y decorado con flores. Sebas y yo hicimos una excursión con un local a hacer snokeling a unas pozas donde podríamos ver peces y algunos corales. Cuando bajó la marea nos adentramos bordeando las rocas rodeados de cangrejos hasta llegar a una poza con la forma de Africa, otra Madagascar y Australia. Una pasada, a pesar del miedo que me dá hacer snorkeling cerca de las rocas.

Era nuestra última noche allí antes de coger el autobús a Nairobi y no dudamos en colarnos dentro de un camping para darnos una ducha antes de continuar el viaje, eso es lo bueno de ser blanco, aunque ha habido el doble de situaciones en las que hubiera querido ser de su mismo color. A  pesar de pagar algo mas de dinero por viajar en un autobus donde pudieras dormir cómodamente , nos pusieron uno normal y antiguo, si eso era el de lujo, no quiero imaginar como serán los demás. Lo mejor, la película que ponian, “Crazy Safari” una bizarrada increible.

Anuncios
comentarios
  1. kristina dice:

    que fotos mas bonitas, vaya aventuras, ya nos hemos puesto todas las vacunas ylva y yo asique estamos preparadas.

  2. davidovik dice:

    Que chulada de fotos, que playas¡¡ ya queda menos para estar por alli¡¡,bsss

  3. ylva dice:

    Bueno, bueno chicos no parais, la verdad es que disfruto un monton entrando en la pagina y encima con la musica de Bob Marley, esta genial.
    Bsts Ylva

  4. unaquevaanairobi dice:

    mamen te veo con un lindo perrito..adpptarlo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s