Zanzibar, tierra de sultanes.

Publicado: enero 2, 2011 en Uncategorized

El sabado 25 de diciembre tomamos un avión hacia Zanzibar. Por aquí los aviones son como
autobuses, hacen paradas para recoger a gente en diferentes aeropuertos, y esta vez nos tocó en
el aeropuerto de Kilimanjaro, y desde allí pudimos ver las maravillosas vistas del pico mas alto
de Africa. Después el avión despegó de nuevo hasta la isla y desde el cielo podíamos ver las
aguas verde turquesa de Zanzibar.


Tras coger un taxi hasta la parte Este de la isla llegamos a nuestro hotel, que no pasará a la
historia pero si su chiringuito-disco y sus hamacas, producto nacional y muy confortables. Esa
primera noche tomamos una cena de Navidad bastante suculenta a la orilla de la playa con velas y
el agua rozándonos los pies, pero cual fue nuestra sorpresa que al irnos a dormir la musica del
bar del hotel empezó a sonar tan fuerte (el bar estaba a 3 metros de nuestra habitación) que no
pudimos hacer otra cosa que intentar dormir con los ojos abiertos como platos. Eso sin mencionar
la discusión con el señor que llevaba el negocio ( un rastafari colgao y su grupo de amigos
fumetas) porque pagamos una habitación con vistas al mar y por la ventana solo veíamos el cuarto
de baño del vecino, según ellos si te sentabas en la pequeña terraza, sí que las ves.

Hicimos varias excursiónes por la isla, visitamos Jozani Forest, un bosque lleno de “colobos
rojos” o monos quer solo existen en Zanzibar, y un manglar.

Otra de las excursiónes fue a Stone Town, la ciudad de Zanzibar. Tras esperar un matatu que nos llevara hasta allí tuvimos que coger un taxi porque el único que pasó estaba lleno así que volvimos al hotel y negociamos con un
beach boy que nos buscó a un taxista que solo hablaba kiswahili, y yo con mis pocos conocimientos del idioma intenté hablar con el como pude pero se que no dí la talla(eso me recuerda que tengo el idioma un poco abandonado). Stone town tiene un mercado interesante y callejear por esas calles estrechas con olor a pescado y especias es una experiencia inolvidable, y también lo seria para la gran cantidad de turistas que encontramos por allí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestra próxima excursión fue un viaje en dhow a hacer snorkeling. El problema fue que nos quedamos sin pasta y como el cajero más próximo estaba a 45 kilometros tuvimos que ajustar nuestro presupuesto como para sobrevivir los dos dias que nos quedaban en la isla. Intentamos convencer al beach boy que nos preparaba la excursión para no hacerla pero se negó y por ello tuvimos que abastecernos en los restaurantes mas baratos de la playa. Y aquí es cuando conocimos a Hasan. Andábamos a la orilla de la playa de noche con nuestra linterna cuando alguien empezó a
hacernos señas con su propia linterna y nos acercamos a ver que quería. Allí apareció Hasan un hombre que decía tener un restaurante donde podías comer tanto que la gente le acababa diciendo: “Hasan you are killling me with food”, decidimos acompañarle y nos llevo a su casa, donde tenía una mesa con cuatro sillas y las paredes estaban negras por el humo del fuego. No nos inspiró mucha confianza y decidimos irnos pero al día siguiente cuando lo volvimos a ver decidimos comer su comida lo que no significa comer en su casa-restaurante. Le pedimos que nos trajera la comida
a la playa y comer con buenas vistas al mar. Pulpo con salsa de coco, calamari masala, todo muy bueno. Para cenar cambiamos de restaurante y nos fuimos a otro que no tenía ni luz y tenía pinta de ser bastante ilegal, pero comimos muy bien y las cuatro mesas que tenian estaban llenas de muzungus.
Algo interesante de estas islas es que la población es en su mayoría musulmana y las mujeres usan velo tapándoles solo la cabeza pero no la cara, los hombres suelen ser polígamos algo común Africa y la gente en general es muy amistosa y no hay peligros.  Sebas y yo decidimos cambiarnos los nombres al ver a tanto beach boy que se presentaban como capitan o Mister, asi que ahora somo Captain flower y Mister Changaa para los amigos. Tambien destacan los productos arabes y las plantaciones de algas para las farmaceuticas o los chinos.

El 29 de diciembre cogimos de nuevo otro avión que nos llevó a casa, con parada en Dar es Salaam(capital de Tanzania) para recoger a mas gente. Tuvimos suerte porque para entrar en el país tuvimos que pagar 50 dolares y para salir no se como pero no pagamos los 20 dolarescorrespondientes para salir.
Bueno a estas alturas del año tengo que decir que en mi anterior entrada el tema de las donaciones no
funciona (al menos por lo que sé)hay un problema, Pay pal no me dá una respuesta y sigue todo parado, espero
resolverlo pronto y así poder continuar con esta labor.
Un saludo a todos y feliz año!!!!

Anuncios
comentarios
  1. ylva dice:

    Comentario de Eddy “como van mejorando las fotos” , no profundizamos en el tema!!! cada uno con lo suyo. A mi me siguen sorprendiendo vuestras vivencias.
    BSTS Ylva.

  2. kristina dice:

    Veo que sebi ha encontrado un sustituto temporal de blackie, que impresionantes las tortugas, a ver si este verano podemos ir a zanzibar tambien.besitos kristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s